Retirada de amianto (fibrocemento)

RETIRADA DE AMIANTO (FIBROCEMENTO)

El amianto o asbestos es una sustancia fibrosa de origen mineral que, cuando se rompe o tritura, puede liberar fibras. La exposición por inhalación a las fibras de amianto está directamente relacionada con enfermedades muy graves como la asbestosis y el cáncer de pulmón.

Este grave riesgo para los trabajadores y las personas que ocupen lugares contaminados por fibras de amianto, obliga a que los trabajos con riesgo de amianto se ejecuten según estrictos procedimientos de seguridad que garanticen la salud de todos los implicados.

Por ello, los procedimientos de trabajo para la manipulación del amianto son objeto de regulación específica tanto a nivel europeo como estatal y autonómico, detallando, entre otros, aspectos como:

  • La formación e información específica a los trabajadores sobre la naturaleza del riesgo.
  • Las medidas de prevención y protección necesarias en cada trabajo.
  • Las mediciones personales y ambientales que garanticen que los espacios afectados por una manipulación de amianto quedan libres de contaminación.
  • La gestión de los residuos que contengan amianto.

Además, los trabajos con riesgo de amianto requieren de la elaboración de un plan de trabajo específico o genérico (para trabajos urgentes, no programables y de corta duración) que debe ser evaluado y aprobado por la autoridad laboral competente en cada Comunidad Autónoma.

En VALIA implementamos actuaciones completas para que la retirada de cualquier elemento constructivo que contenga amianto y su posterior reposición se realice con un riguroso control de seguridad y la mayor eficacia. Nuestro equipo técnico y profesional se ocupa de:

  • Identificar los materiales que contengan amianto.
  • Elaborar el plan de trabajo específico para cada actuación, presentarlo ante la autoridad laboral y realizar su seguimiento hasta la obtención de su aprobación.
  • Retirar los materiales con amianto por personal cualificado, incluso en lugares de difícil acceso.
  • Realizar las mediciones, analíticas e informes necesarios para comprobar que las zonas afectadas por los trabajos quedan libres de fibras de amianto.
  • Transportar los residuos con amianto hasta vertederos homologados.

Y, si es necesario, reponer los elementos e instalaciones retiradas utilizando materiales apropiados libres de amianto.